Políticas de refrigeración y sostenibilidad VI: Informe por Gabriel Barceló Rico-Avelló

 

Gabriel Barceló Rico-Avelló

Socio fundador y socio de honor de Atecyr

Portada del Informe

Como ya hemos comentado, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente; y la Agencia Internacional de Energía publicó, en julio de 2020 el informe: Cooling Emissions and Policy Synthesis Report: Benefits of cooling efficiency and the Kigali Amendment, en el que se estima la necesidad de la refrigeración en la vida humana, y se sugieren equipos energéticamente más eficientes y respetuosos con el cambio climático, y con el desarrollo sostenible.

Síntesis del Informe.

Ha sido difundido también una breve síntesis del informe: Casi un tercio de la población mundial se enfrenta a temperaturas peligrosas durante más de 20 días al año, mientras que las olas de calor causan 12,000 muertes al año. Mantenerse fresco es un problema de salud y productividad. Necesitamos proporcionar un acceso equitativo a la refrigeración para proteger a las personas contra el calor extremo, mantener los alimentos frescos, las vacunas estables y mucho más. Pero a menos que cambiemos nuestro enfoque, la creciente demanda de refrigeración contribuirá significativamente al cambio climático, en parte a través de las emisiones de HFC y otros refrigerantes, y en parte a través de las emisiones de CO2 y hollín procedente de las fuentes de energía basadas en combustibles fósiles, que alimentan los aires acondicionados y otro equipo de análisis En este momento, a medida que el clima se calienta, la creciente demanda de frio artificial contribuye a un mayor calentamiento, pero existen diferentes caminos alternativos. Este informe de síntesis explora los beneficios climáticos y económicos de la implementación de la política de Kigali, y al mismo tiempo propone mejorar la eficiencia de la refrigeración, en beneficio de las personas y del planeta. (https://wedocs.unep.org/handle/20.500.11822/33094)

Informe sobre emisiones y síntesis de políticas: beneficios de la eficiencia de refrigeración y la enmienda Kigali

Los documentos difundidos reiteran la necesidad del frio en la actividad humana, pero destacan el aparente contrasentido que supone utilizar más equipos de producción de frio artificial, que generaran más contaminantes y más calor ambiental. Pero como solución, no propone reducir el consumo del frio, sino, por el contrario, utilizar equipos energéticamente más eficientes, o buscar nuevas tecnologías que sean más respetuosas con el medio ambiente. El informe se inicia con un Prefacio:

El enfriamiento eficiente y coherente con el cambio climático es una pieza crucial del dilema del clima y del desarrollo sostenible. Necesitamos refrigeración para proteger a las poblaciones vulnerables de las olas de calor, mantener las vacunas viables y los alimentos frescos, y la fuerza laboral productiva. Es esencial para la equidad y desarrollo, especialmente a medida que el cambio climático eleva las temperaturas globales. La pandemia global ha enfatizado cuán importante es el enfriamiento para la sociedad, con muchos confinados en lugares cerrados durante los bloqueos y la evidente necesidad de infraestructuras de refrigeración para almacenar y suministrar una eventual vacuna. Hay, sin embargo, una trampa.

Se estima que actualmente se usan 3.600 millones de dispositivos de refrigeración en todo el mundo, y ese número está creciendo en hasta 10 dispositivos por segundo. Este crecimiento genera también dramáticamente el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, calentando aún más el planeta. Los aires acondicionados son una doble carga. En la mayoría de los casos, usan hidrofluorocarbonos (HFC), gases extremadamente potentes de efecto invernadero, y requieren una energía significativa para funcionar. Sin intervención política directa, se estima que las emisiones indirectas del aire acondicionado y la refrigeración aumenten un 90 por ciento por encima de los niveles de 2017, para el año 2050.

Este informe propone fórmulas para resolver este dilema, para poder disponer de frio para todos, mediante el uso de equipos de frio más eficientes, y más respetuosos con el clima, en particular mediante la eliminación gradual de los frigorigenos hidrofluorocarbonos y la instalación de unidades energéticamente más eficientes y edificios más eficaces en el ahorro de energía…

Son diversas las iniciativas para frenar el calentamiento global, mejorar la vida de cientos de millones de personas y realizar importantes ahorros financieros. A medida que las naciones invierten en la recuperación de COVID-19, deben asegurarse de utilizar su dinero sabiamente para reducir el cambio climático, proteger la naturaleza y reducir los riesgos de más pandemias. Respetando el desarrollo sostenible, la refrigeración puede ayudar a lograr todo estos objetivos.

El impacto de covid-19 en refrigeración y el papel de la economía

Aunque el informe había venido siendo redactado desde hacía algún tiempo, la pandemia supuso un retraso en su publicación, y los editores consideraron necesario incorporar un texto sobre este episodio: La nueva pandemia de coronavirus (Covid-19) ha creado un extraordinario crisis mundial de salud y también económica. Más allá del impacto inmediato en la salud, la actual crisis tiene importantes implicaciones para las economías mundiales, el uso de la energía y las emisiones de CO2

El plan de recuperación sostenible de la AIE sugiere que un gasto adicional de un billón de USD, en los próximos tres años, podría aumentar el PIB en un 3,5%, colocar las emisiones globales de CO2 en una senda en declive, y crear varios millones de empleos. Gastar en mejorar la eficiencia energética de los edificios, por ejemplo, podría generar entre 9 y 30 empleos por millón de dólares invertidos, notablemente más alto que el número de empleos generados por el gasto en otras partes del sector energético. (AIE 2020c).

Más específicamente para la refrigeración, el programa K-CEP ha identificado seis oportunidades de alto impacto, donde un enfriamiento eficiente y respetuoso con el clima, podría generar empleos, aumentar la producción económica y reducir las emisiones. Estos son:

1. Planes de rescate condicionados para sectores afectados, que apoyan la refrigeración sostenible.

Los fondos para rescatar a los sectores más afectados, deberían estar vinculados a la adopción de medidas ecológicas: Soluciones de enfriamiento.

2. Rebajas e incentivos para promover la eficiencia de refrigeración en la edificación.

Promover la demanda creciente de electrodomésticos eficientes y refrigeración respetuosa con el clima:

Las tecnologías crearán empleos y también inducirán el gasto de menores facturas de energía.

3. Diseño de políticas para abordar la logística de cadenas de frío resistentes y receptivas para asistencia sanitaria y seguridad alimentaria. Se necesita un aumento en la refrigeración de alimentos y medicamentos, para mejorar los resultados de salud, reducir la pérdida de alimentos y vacunas, y también Desarrollar la capacidad para responder a futuras crisis.

4. Medidas de apoyo para alentar la implementación de rehabilitaciones de refrigeración y tecnologías pasivas. La modernización de edificios, con mejores características para su enfriamiento, son inversiones de bajo capital, que requieren mucha mano de obra.

5. Ampliación de los modelos de financiación para satisfacer las necesidades de refrigeración. La financiación se puede utilizar para promover, y también apoyar la inversión de capital inicialmente necesario, y para obtener ahorros futuros.

6. Inversión en financiación pública y privada en I + D para refrigeración. Promoviendo subvenciones y préstamos para mantener la innovación, ofreciendo a los innovadores una ventaja competitiva.

El momento del impacto de cada una de las diferentes medidas que se proponen de recuperación variará. Por ejemplo, el mantenimiento de los sistemas de refrigeración, o la pintura de techos con pintura reflectante, permitirá aumenta el empleo en un período relativamente corto (en el orden de meses), mientras que invertir en equipos de frio más eficientes y en la mejora de los edificios, tomará más tiempo. (Informe de Síntesis de Emisiones y Políticas de Enfriamiento.)

La demanda de refrigeración mundial crece.

El informe destaca la importancia de la refrigeración para mantener comunidades saludables; vacunas y alimentos frescos; un suministro de energía estable y economías productivas. La pandemia de COVID-19 destaca la naturaleza esencial de los servicios de enfriamiento, ya que las vacunas sensibles a la temperatura requerirán un despliegue rápido en todo el mundo. Los confinamientos que obligan a las personas a quedarse en casa durante largos períodos de tiempo, son un problema de salud en muchos países cálidos.

Sin embargo, la creciente demanda de refrigeración está contribuyendo significativamente al cambio climático. Este es el resultado de las emisiones de HFC, CO2 y hollín de la energía basada principalmente en combustibles fósiles, que alimenta los aires acondicionados y otros equipos de enfriamiento.

“A medida que los gobiernos lanzan paquetes masivos de estímulo económico para hacer frente a los impactos económicos y sociales de la crisis COVID-19, tienen una oportunidad única de acelerar el progreso con una refrigeración eficiente y coherente con el clima. Los estándares de mayor eficiencia son una de las herramientas más efectivas que los gobiernos tienen para cumplir con los objetivos energéticos y ambientales. Al mejorar la eficiencia de enfriamiento, pueden reducir la necesidad de nuevas centrales eléctricas, reducir las emisiones y ahorrar dinero a los consumidores. Este nuevo informe brinda a los formuladores de políticas ideas valiosas para ayudarlos a abordar el desafío de enfriamiento global “, según el Dr. Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE.

La AIE estima que duplicar la eficiencia energética del aire acondicionado para 2050 reduciría la necesidad de 1.300 gigavatios de capacidad de generación de electricidad adicional para satisfacer la demanda máxima, el equivalente de toda la capacidad de generación de energía con carbón en China e India en 2018. Duplicar la eficiencia energética de los aires acondicionados podría ahorrar hasta $ 2.9 billones para 2050, solo en la reducción de los costos de generación, transmisión y distribución de electricidad.

Gráfico de la estimación del crecimiento de la demanda mundial de refrigeración según la AIE

La acción sobre la eficiencia energética traería muchos otros beneficios, como un mayor acceso a la refrigeración, que salva vidas, una mejor calidad del aire, y una menor pérdida y desperdicio de alimentos, según el informe.

El informe presenta opciones de políticas disponibles, que pueden hacer que el enfriamiento forme parte de las soluciones climáticas y de desarrollo sostenible, por ejemplo:

  • Cooperación internacional a través de la ratificación universal y la implementación de la Enmienda de Kigali e iniciativas como la Coalición Cool y el Compromiso de Biarritz para una acción rápida sobre enfriamiento eficiente
  • Planes de acción nacionales de refrigeración que aceleren la transición a un enfriamiento coherente con el clima y que identifiquen oportunidades para incorporar una mejor eficiencia energética, y contribuciones nacionales al Acuerdo de París.
  • Desarrollo e implementación de estándares mínimos de rendimiento energético y etiquetado de eficiencia energética.
  • Promoción de códigos de edificación y otras consideraciones para reducir la demanda de refrigerantes y refrigeración mecánica, incluido el diseño de sistemas de refrigeración urbana, la mejora energética en el diseño de edificios, los techos verdes y el sombreado de los árboles;
  • Campañas para detener el vertido de productos perjudiciales para el medio ambiente, para transformar los mercados y evitar el uso de tecnologías de enfriamiento obsoletas e ineficientes;
  • Cadenas de frío sostenibles para reducir la pérdida de alimentos, que son un importante contribuyente a las emisiones de gases de efecto invernadero, y reducir las emisiones de las cadenas de frío.

También te podría gustar...

Deja una respuesta