Análisis sobre climatización sostenible II por Gabriel Barceló Rico-Avelló

 

Gabriel Barceló Rico-Avelló

Socio fundador y socio de honor de Atecyr

En nuestro texto anterior hemos visto como el Rocky Mountain Institute llegó al convencimiento de que era necesario generalizar el uso de la climatización a nivel mundial, y en absoluto el de restringir este servicio, pero que era posible la innovación, con la instalación de nuevos equipos de generación de frio más eficientes, para conseguir un  menor consumo de energía, ya que los actuales equipos estimaban que eran poco eficientes, aun después de casi doscientos años de experiencia.

Los informes y documentos que analizamos, llegan al convencimiento implícito de que nuestra industria es todavía heredera de las épocas de bonanza, con costes de energía barata, lo que ha permitido costes de inversión muy reducidos, pero en cambio, ha impedido la evolución de los equipos a soluciones más eficientes energéticamente.

Pero en su análisis, llegan al convencimiento de que nuestro sector disponía de fabricantes cualificados, que habían conseguido fabricar equipos a precios muy reducidos, por lo que serían difíciles de sustituir en el mercado por otros más eficientes, pero más costosos.

Estrategias para promover la climatización sostenible

En la crónica del 14 de octubre de 2020 (Sachar, Sneha and Campbell, Iain: Primer for Space Cooling. Why and How to Transition to Sustainable Cooling Solutions. October 14, 2020. RMI: https://rmi.org/primer-for-space-cooling/), se seguía analizando el informe principal del Rocky Mountain Institute publicado dentro del Programa de Asistencia para la Gestión del Sector Energético del Banco Mundial (ESMAP), y titulado: Primer for Space Cooling (https://rmi.org/primer-for-space-cooling/):

El Informe del Instituto identifica tres estrategias generales para abordar estas barreras y promover la climatización espacial sostenible:

  • Un entorno normativo y una regulación coherente adicional son factores fundamentales para ser respetuosos con el ecosistema, y para acceder a sistemas sostenibles de climatización. Las intervenciones en esta categoría, en efecto, estimulan la demanda de soluciones sostenibles de climatización.
  • Incluso cuando existen los marcos normativos y regulatorios adecuados, a menudo se requieren mecanismos de financiación y habilitación adicionales para apoyar y permitir un acceso más amplio a prácticas sostenibles de climatización. Las intervenciones de esta categoría hacen que los recursos estén disponibles para permitir que la demanda sea satisfecha.
  • El uso de intervenciones adecuadas de instrumentos de apoyo—como la mejora de la concienciación de los consumidores y de las partes interesadas, el fortalecimiento de las capacidades institucionales y profesionales y la promoción de los avances tecnológicos— en paralelo con políticas  de intervención y la financiación, pueden amplificar su impacto y lograr los beneficios deseados. Las acciones en esta categoría ayudan a estimular el suministro de soluciones sostenibles de climatización.

Dentro de estas tres amplias categorías, el informe introduce 20 intervenciones que ofrecen opciones y vías para los países que buscan dar el salto a la climatización sostenible. Para aquellos interesados en aprender más sobre las intervenciones, en un anejo al informe, se facilita documentación detallada para cada una de las posibles actuaciones, incluidos más de 100 ejemplos de todo el mundo, tanto de países desarrollados como de países en desarrollo, destacando casos de éxito en la vida real, y los respectivos conocimientos clave aprendidos. El referido anejo también permite buscan información más detallada sobre la climatización sostenible.

Si bien cada país trazará su propio camino hacia la climatización sostenible, ambos documentos destacan la necesidad de un enfoque integral con intervenciones que se adapten a las necesidades, contextos y oportunidades locales de cada país. En un mundo en crecimiento, con una progresiva demanda de confort térmico, las publicaciones subrayan la necesidad crítica de actuar ahora para hacer el cambio a prácticas sostenibles de climatización, y conseguir sistemas de bajo consumo de energía y bajo impacto medio ambiental, en un proyecto de climatización para todos.

Estos son los estudios sobre los que ha sido convocado el Global Cooling Prize (https://globalcoolingprize.org/), comentado en un texto anterior, y que trataba de renovar las técnicas de producción del frio artificial, mediante la innovación tecnológica. (Barceló, Gabriel: Acciones innovadoras en frio y climatización. Blog de Atecyr. https://www.atecyr.org/blog/)

Tendencias mundiales

Es  necesario aclarar que estos informes redactados en EEUU se refieren a tendencias mundiales, pero han sido difundidos con el propósito de conseguir el fomento de la climatización sostenible en países tropicales en vías de desarrollo. Por tanto, entendemos que es de interés el estar informados, y conocer las tendencias actuales, pero no podemos estimar que esos criterios sean aplicables a países desarrollados, ni a los países de la Comunidad Europea, en los que existe un marco regulador estricto y una planificación común a largo plazo clara, y definida.

Pero el contenido de estos informes que hemos venido comentando (Barceló Rico-Avello, Gabriel: Políticas sobre refrigeración y sostenibilidad. https://www.atecyr.org/blog/2020/10/05/politicas-sobre-refrigeracion-y-sostenibilidad-por-gabriel-barcelo-rico-avello/), plenamente coherentes con los de la ONU, la AIE y los de otras instituciones internacionales, nos indica que existe un consenso común a nivel internacional, de considerar al frio y a la climatización como servicios necesarios para la condición humana en nuestro mundo actual, y no un lujo superfluo.

Y todo ello ocurre en un escenario de cambio climático debido a la Transformación global antrópica. ElIntergovernmental Panel on Climate Change, sugiere que  existe una evidencia científica del calentamiento del planeta, inequívoca (https://climate.nasa.gov/evidence/)

En este escenario, la generación de frio artificial y la climatización se convierten en participes de las acciones ante ese cambio climático, y sus servicios pasan a ser necesarios para la vida humana.

La Organización Meteorológica Mundial ha constatado el calentamiento del planeta, por ejemplo, la temperatura promedio global de la Tierra en 2017 fue la más cálida, por tercer año consecutivo, conforme a los registros climáticos.

Para la NASA: La temperatura superficial promedio del planeta ha aumentado alrededor de 0,9 grados Celsius desde fines del siglo XIX, un cambio impulsado en gran parte por el aumento de dióxido de carbono y otras emisiones antropogénicas a la atmósfera (https://www.noaa.gov/news/noaa-2017-was-3rd-warmest-year-on-record-for-globe).

La Organización Meteorológica Mundial emitió un aviso en junio de 1976, estimando una posible nueva tendencia hacia un…muy significativo calentamiento del clima global.

Se advirtió de que no existía correlación significativa entre este cambio de tendencia, y las emisiones de calor del Sol, que fluctuaban conforme a un modelo habitual, no alterado. Era pues evidente que las causas de este nuevo Cambio climático no eran naturales, y en cambio, posiblemente debidas a la acción humana.

Con el tiempo, la mayoría de científicos han llegado al convencimiento de que nos encontramos en una preocupante modificación del ecosistema debida a una Transformación global antrópica, siendo la primera vez que esto se produce en la Tierra.

Puede estimarse que el constante incremento en los consumos de energía, y especialmente, la utilización de combustibles fósiles, han generado esta arriesgada transformación ambiental. (Barceló, Gabriel: Transformación global antrópica, junio 2018. Blog de Física e Ingeniería, Tendencias21. https://www.tendencias21.es/fisica/archives/2018/06/)

Justicia social

El acceso a la climatización resulta de primera necesidad en este mundo en calentamiento, y más tras la pandemia del Covid-19, convirtiéndose en una cuestión de equidad mundial. Una parte significativa de la población vive hoy en día con un acceso dramáticamente menor a la refrigeración, en relación con su necesidad. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) informó de que un incremento de 1,5oC de calentamiento, aumentaría en 2.300 millones las personas que estarían expuestas y serían vulnerables a los eventos de olas de calor, umbral que podría alcanzarse ya en 2030.

Es cada vez más evidente que esta necesidad insatisfecha, especialmente en los países en desarrollo de los trópicos, afecta a la salud, la educación, la productividad y al desarrollo económico de la nación, subrayando así que la climatización y el frio son esenciales para alcanzar muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

En respuesta a la insatisfecha y creciente necesidad de confort térmico en las regiones calientes del planeta, se estima que el consumo de energía total para la climatización se multiplicara por tres de 2020 a 2050. Este crecimiento debe ser abordado con estrategias y soluciones cuidadosamente diseñadas, para evitar graves impactos económicos, disfunciones en los sistemas de distribución de la energía y en el medio ambiente.

En este contexto, el informe que analizamos del Programa de Asistencia para la Gestión del Sector Energético (ESMAP) del Banco Mundial, y el Instituto de las Montañas Rocosas (ESMAPand RMI: Primer for Space Cooling. https://rmi.org/insight/primer-for-space-cooling/), destaca soluciones sostenibles de climatización, que pudieran proporcionar un mayor acceso a estos servicios, evitando al mismo tiempo los considerables impactos disruptivos en los sistemas energéticos y en las emisiones de gases de efecto invernadero, que se derivarían del incremento de estas instalaciones.

Es necesario destacar que este informe de cómo hacer la transición a soluciones de refrigeración sostenible, así como los emitidos por otras instituciones supranacionales, son muy críticos con la situación actual y con las previsiones de futuro, pero sugieren procedimientos realistas de superación y de generalización de la climatización sostenible, pero no su eliminación.

Es necesario recordar que todo lo expresado no es una cuestión coyuntural, es la tendencia de instituciones internacionales en relación con el futuro de la refrigeración y la climatización.

También te podría gustar...

Deja una respuesta