Tipos de Estructuras para Paneles Fotovoltaicos por Toni Llonch

 

Toni Llonch

Ingeniero técnico de Walraven (Socio Protector de Atecyr)

¿Qué es la energía solar fotovoltaica?

La energía solar fotovoltaica es una fuente renovable, inagotable y no contaminante de energía. Se obtiene al convertir la luz solar en electricidad gracias al efecto fotoeléctrico (emisión de electrones por un material al incidir sobre él una radiación electromagnética). España es uno de los países Europeos con mayor cantidad de irradiación solar lo que la hace de los sistemas fotovoltaicos un método de creación de energía muy útil y eficiente en España.

Tipos de plantas fotovoltaicas según potencia instalada

Según el tamaño (potencia) de la instalación fotovoltaica podemos considerar tres tipos diferentes: gran instalación a partir de 5MW, mediana instalación a partir de 41 kW y pequeñas instalaciones a partir de los 3,3kW.

También podemos encontrar otra forma de clasificar las instalaciones fotovoltaicas en dos grandes grupos, instalaciones SFA y SFCR. Primero de todo las instalaciones SFA (Solar Fotovoltaica Aislada) que se caracterizan por ser sistemas de baja tensión de menos de 15kW, y como su nombre indica no están conectadas a la red, por lo tanto las instalaciones que usarán este sistema serán mayormente instalaciones pequeñas. En segundo lugar las instalaciones SFCR (Solar Fotovoltaicas Conectadas a la Red), la característica principal de estos sistemas como su nombre indica, es que están conectadas a la red y permiten suministrar energía  a instalaciones cercanas al punto de producción o permiten inyectar energía en la red como si fuera una planta de producción energética de otras características.

Tipos de estructuras para suportación de paneles fotovoltaicos

Hay distintos tipos de estructuras para la instalación de paneles fotovoltaicos, cada una se adapta a diferentes requerimientos y necesidades dependiendo de factores como por ejemplo: el terreno donde se instalan los paneles, condiciones meteorológicas del lugar, si se requiere mover los paneles con el objetivo de buscar más radiación solar o si de lo contrario serán estáticos, entre muchos otros más. Los principales tipos de estructuras son las siguientes:

  • Estructuras fijas a suelo:
    • Este tipo de estructuras son las más comunes de ver. Consisten en instalaciones mediantes perfiles metálicos, que permiten la instalación de paneles fotovoltaicos encima. Para hacer este tipo de instalación se debe realizar un estudio previo teniendo en cuenta condiciones meteorológicas como fuerza del viento y nieve, el tipo de terreno y el entorno en el que se va a realizar la instalación con el objetivo de asegurar un correcto funcionamiento mecánico de la estructura.
  • Estructuras lastradas
    • Este tipo de instalaciones suele verse instalado en las cubiertas. Para ahorrarnos problemas de filtraciones de agua es recomendable no perforar las cubiertas, por lo tanto se deben utilizar sistemas no invasivos. Este tipo de sistemas aseguran el correcto funcionamiento mecánico de la estructura mediante lastres para asegurar que el viento no los pueda desplazar. Para poder hacer viables este tipo de sistemas se acostumbra a reducir el ángulo de inclinación de los paneles fotovoltaicos para reducir la fuerza del viento, de lo contrario el peso del lastre tendría que ser muy grande y la cubierta podría quedar sobre-solicitada. Se requiere un estudio estructural adicional de la cubierta.
  • Estructuras móviles (seguidores)
    • Este tipo de estructuras son las más costosas a nivel de fabricación y mantenimiento. Requieren de un mayor tiempo de instalación y sistemas más complejos ya que tienen partes móviles. Se instalan con el objetivo de optimizar la producción eléctrica del panel manteniéndolo el máximo tiempo posible perpendicular a la radiación solar. Estos sistemas imitan el movimiento natural del girasol buscando siempre el máximo nivel de radiación solar posible, adaptándose a los movimientos relativos del sol.
  • Estructuras  flotantes
    • Las estructuras flotantes son uno de los sistemas más novedosos para la suportación de paneles fotovoltaicos. Su instalación se realiza en el agua mediante módulos flotantes. Este sistema permite instalar grandes cantidades de paneles fotovoltaicos sin la necesidad de ocupar terrenos agrarios y quitar espacio para otros servicios. Pueden aportar beneficios para los ecosistemas en los que se instalan reduciendo la temperatura del agua y en consecuencia reduciendo la evaporación del agua y al mismo tiempo reduciendo la aparición de algas que aparecen con el calor. De todos modos se debe tener en cuenta la biodiversidad del ecosistema en el que se instala garantizando su supervivencia y bienestar.

En definitiva, y a raíz de derogación del real decreto 900/2015, el popularmente llamado “impuesto al sol” el pasado 5 de octubre de 2018, se ha abierto la veda no solo para el autoconsumo, si no para establecer la energía fotovoltaica como uno de los pilares fundamentales de la demanda energética.

También te podría gustar...

Deja una respuesta