Sistemas de Ventilación residenciales y la Salud por Santiago Pascual

 

Santiago Pascual

Responsable técnico comercial y Jefe de producto. Siberzone (Socio Protector de Atecyr)

La importancia de un adecuado Sistema de Ventilación residencial

Cada edificio nuevo o rehabilitado requiere tener en cuenta una estrategia sobre ventilación. El principio básico es asegurar una calidad del aire interior gracias a una renovación del aire continua, aunque los beneficios conseguidos con una buena ventilación son múltiples, desde evitar el crecimiento de moho hasta limitar los contaminantes aéreos.  La calidad del aire también afectará cuan confortables nos sentiremos – demasiado calurosos, demasiado fríos, secos, húmedos, etc… Algunos efectos de una mala estrategia de ventilación como son los puentes térmicos, aire demasiado seco o equipos ventilación ruidosos, siempre serán noticia. Por ello hemos de estar atentos que no siempre podemos percibir/asegurar la calidad del aire interior por nosotros mismos a través de nuestros sentidos. Malos olores pueden llegar a ser muy molestos, aunque inofensivos mientras otros problemas de salud más serios relacionados con la mala ventilación no se perciben.

Si estamos verificando o formamos parte de un equipo de diseño-dimensionado o incluso ejecución de una vivienda de bajo consumo energético, debemos de ser muy conscientes y asegurarnos que nuestra estrategia de ventilación es la adecuada y correcta. Por ejemplo, en los edificios de bajo consumo (nZEB, ECCN) y  como en el  estándar Passivhaus, se adopta una estrategia mixta con la ventilación mecánica controlada con  la ventilación natural, que comprende la VMC con recuperación de energía del aire de extracción (energía que sería desperdiciada hacia el exterior) en invierno/otoño y la ventilación natural/free cooling en verano usando la abertura de ventanas, así como la combinación de ambas estrategias en entre tiempo. La combinación de ambas estrategias es un parte esencial de los edificios (nZEB, ECCN) y los edificios   Passivhaus consiguiendo adicionalmente a  un bajo consumo energético, un alto confort para los usuarios.

Calidad del aire interior, confort y  humedad relativa

Los niveles de humedad relativa es una variable muy importante para el confort de los usuarios. El aire no debe de encontrarse ni inconfortablemente seco ni húmedo. Como objetivo la humedad relativa en el interior de la vivienda se debe mantener entre el 35%-55%, 30% se considera demasiado seco, mientras por encima del 60% se considera demasiado húmedo, en ambos casos hay impactos negativos para la salud.

Aire Seco

Aire demasiado seco genera irritación y problemas en el aparato respiratorio de las personas. La ventilación en invierno tiende a secar el aire con la calefacción, además el aire exterior al entrar a través del sistema VMC DF contiene un bajo grado de humedad. Por ello se recomienda unos valores de ventilación bajos justo los necesarios para mantener una adecuada calidad del aire, por ejemplo, en el estándar Passivhaus se aplica valores cera de las 0,3 renov/h para evitar potenciar este efecto de secado del aire interior).

En climas muy secos se recomienda utilizar VMC DF con núcleos entálpicos ya que estos permiten recuperar parte de la humedad del interior de la vivienda y reducir el efecto de secado del aire.

Aire Húmedo

Por otro lado, el exceso de humedad entre otras cosas beneficia la proliferación de moho, junto con bacterias y virus que proliferan en estos ambientes húmedos. Las condensaciones y apariciones de humedades se producen al contactar aire con alta carga de humedad con superficies frías, como pueden ser puentes térmicos, etc….

Es importante remarcar que en los proyectos de rehabilitación energética se mejora considerablemente al asilamiento y estanqueidad de las viviendas, lo que genera un incremento importante de la humedad relativa en el interior de las mismas, con el consecuente incremento del riesgo de aparición de condensaciones superficiales sin una adecuada estrategia de ventilación. Existen algunos puntos que no pueden ser bien aislados lo que conlleva la rápida aparición de puentes térmicos y condensaciones. Por lo que se recomienda incrementar los niveles de ventilación respecto al estándar básico.

Cuando el aire en casa está más sucio que en la calle

Estar en el interior de una vivienda no nos libra de la contaminación. Actualmente de forma general  se pasa entre el 80 y el 90% del tiempo en ambientes cerrados, y algunos estudios afirman que la concentración de partículas contaminantes en el interior del hogar puede llegar a ser entre 2 y 5 veces mayor que la del exterior. La calidad del aire del hogar o el centro de trabajo depende tanto de los contaminantes que emite la propia vivienda o la oficina como de los que vienen del exterior, a través de la infiltración y la ventilación. Los primeros van “desde tóxicos que están en el ambiente porque vienen de materiales de mobiliario o la maquinaria hasta los productos que se utilizan para la limpieza del hogar, ciertos compuestos químicos que se utilizan para la fabricación de plásticos, fibras de vidrio o los compuestos que generan el humo del tabaco, las pinturas, disolventes y barnices…”, también conocidos como VOCS (siglas en inglés de Compuestos Orgánicos Volátiles).

La medición de los niveles de concentración del CO2 es considerado como uno de los más finos indicadores de la calidad el aire, ya que su concentración, nos indica los niveles de concentración del aire viciado. La calidad del aire interior se clasifica según el European Standard EN 13779, con cuatro niveles de concentración de CO2 desde IDA 1 (alta calidad) hasta IDA 4 (baja calidad), IDA 2 (calidad media con 400-600 ppm es considerada una buena calidad del aire. Con el CTD DB HS3 y  los niveles de ventilación mínimos exigidos se busca que las  concentraciones de CO2 no superan las 1000 ppm, por lo que la mayor parte del día se encuentran en IDA 2. Contemplados tanto en el RITE como el CTE DB HS3.

La Ventilación en viviendas y la Salud

Una parte muy importante de nuestra salud proviene del aire que respiramos. Respiramos hasta 15 kg de aire por día.  Los humanos comemos 1 kg de alimentos al día, bebemos 2 kg de líquidos y respiramos hasta 15 kg de aire por día. Nos preocupamos por los alimentos que comemos y el agua que bebemos, pero rara vez consideramos el aire que respiramos.

Los Sistemas de ventilación de doble flujo residencial tipo VMC DF Siber EVO 1 Y 2 tienen la posibilidad opcional de tener los siguientes filtros, que nos ayudan a mantener saludable el aire que respiramos:

  1. ISO EPM1 55% (F7)
  2. ISO EPM1 80% (F9)  
  3. Filtro de carbono activo

En este momento tan difícil para todos, es importante comprender mejor el significado de la filtración y cuánto puede mejorar nuestra salud en función de esto. Nuestra nariz tiene un índice de filtración de 9µm, un filtro con clasificación ISO EPM1 tiene 0,3 ≤ x ≤ 1 µm

Sistemas de ventilación residenciales y el COVID-19

La respuesta al Covid-19 no puede ser la creación de espacios antibacterianos y asépticos que conviertan las casas en salas blancas inertes. El ser humano forma parte de un ecosistema y estamos preparados para convivir con bacterias y virus. Pero para ello necesitamos estar en equilibrio con nuestro entorno, en una ciudad cerca de la naturaleza. No existe una respuesta mágica contra esta pandemia, pero la solución no pasa sólo por productos antibacterianos sino por un equilibrio entre estos y  productos naturales y  saludables para las personas, y son los menos adulterados: madera, cal, arcilla, cerámicas cocidas… 

Los expertos de Instituciones de Salud Pública de la Unión Europea confirman que, además de la transmisión por contacto, la infección sólo puede ocurrir a través de la inhalación de microgotas provenientes de la tos o el estornudo de una persona contagiada sin poder recorrer más de 1,5 m desde su foco de emisión.

Dentro de ese radio de 1,5 m, las gotas pueden precipitarse al suelo o incluso evaporar su líquido. En el caso de los núcleos remanentes de la evaporación, no se consideran una vía capaz de producir la transmisión de la enfermedad.

El virus en forma de gota con alta carga viral no llegará al filtro porque no puede diseminarse a gran distancia en el aire.

Dado que un virus no puede duplicarse fuera de su huésped y por tanto, incluso en este improbable caso de que una gota con virus activo alcanzase el filtro de un sistema de ventilación, allí quedaría depositado sin posibilidad de reproducirse hasta su muerte biológica.

Si por un casual el virus consiguiera llegar al filtro, este actuaría como otra barrera que dificultaría la posible entrada de cualquier elemento a la vivienda.

Es decir, el filtro actuaría como si de una mascarilla se tratase con una capacidad de retención de partículas en suspensión del aire en función del tipo de filtro.

Los filtros en el estándar de los Sistemas de Ventilación residenciales pueden ser al menos tipo F7 (ISO ePM1) para el de entrada de aire fresco del exterior y de G4
(ISO Coarse)  para el de entrada a la unidad desde el conducto de extracción para así mantener el equipo en unas condiciones limpias y libres de polución para así no verse afectado el rendimiento del intercambiador.

Una oportunidad y un reto para el sector

La entrada en vigor del Nuevo Código Técnico de la Edificación en su documento básico He de Ahorro de energía va a suponer un reto para el sector que se verá obligado a cambiar muchas formas de hacer que ya no serán válidas. En la parte que nos incumbe en cuanto a instalaciones de ventilación residencial vemos una gran oportunidad para el sector ya que hay un gran campo de mejora empezando por las empresas instaladoras que ejecutan las instalaciones pasando por los proyectistas hasta llegar a los fabricantes. 

La experiencia de más de 14 años en el mercado de ventilación residencial nos ha permitido participar en una cantidad importante de proyectos de edificación residencial en la que se ha instalado sistemas de ventilación, dónde un denominador común es la falta de formación e información a las personas que se ocupan de la ejecución de los sistemas de ventilación aún y disponer en gran parte los casos de diseños y dimensionados adecuados.

Uno de los retos es invertir en la capacitación de las personas para convertirlos en verdaderos profesionales del sector, en esta parte tanto las asociaciones de los distintos colectivos, como la administracion pública, como los propios fabricantes de sistemas de ventilación tienen mucho que decir.

En la compañía en la que desarrollo mi actividad profesional Siber Zone, SLU, la formación tanto interna para el equipo técnico-comercial como la externa específica para cada tipo de actores del sector (arquitectos, ingenieros, promotores, constructores, distribuidores e instaladores) ha formado parte de nuestras prioridades desde la fundación de la compañía hace más de 14 años. Siempre entendimos que gracias a la capacitación de las personas se consigue una mayor especialización que permite desarrollar trabajos de más calidad desde el punto de vista cualitativo como cuantitativo, que revierte en un mejor resultado y por lo tanto en que los propios profesionales puedan ganarse mejor la vida gracias a unos mejores resultados obtenidos.

Bibliografía

0 Professor Sven Erik Dahlén, Karolinska Institute, Institute of Environmental Medicine (IMM)

1 Nanometer = 0.001 micron

2 An outdated filter classification of EN779:2012 which is replaced by EN ISO 16890-1:2016, Air filters for general ventilation – Part 1: Technical specifications, requirements and classification system based upon particulate matter efficiency (ePM).

3 REHVA COVID-19 guidance document, March 17, 2020

4 CTE DB HS3 .Calidad del Aire Interior 5 Catálogo Tarifa Siber 2020.

También te podría gustar...

Deja una respuesta